Xylella, mejor prevenir que curar